Saltó el automático

Es como que llega sin avisar, abre la puerta y se acomoda dentro de ti, sin contestar tus preguntas, sin prestar atención a tu ritmo cardiaco ni si quiera a la creación excesiva de emociones nocivas.

Es como que te paraliza, te seca, te estruja cada gotita de lluvia de luz que cae por tus mejillas cada vez que consigues superarlo. Pero vuelve otra vez, se intala otra vez y te recuerda que aún estás jodida, y aún sigue teniendo el control.

No decides cuando viene, ni si quiera cuando se va a ir. No decides cuando actúa, cuando toma el control y te trastoca cualquier plan mental que te hayas hecho para ése dia. No sólo se adueña de tus pensamientos, sinó que los tergiversa cogiendo el mando hasta del diálogo de la obra del momento. Pero es que si me dijeras que sólo se cuela en la cabeza, podría escaparme con un chasquido de presencia, esquivando sus trucos, dejando de pensar. Pero es que la muy espavilada corre por las venas, ocupando cada huequito de baja vibración que te haya quedado escondido por cualquier inédita parte de tu trozo de carne andante y se la come. Sin masticar. De un mordisco. Y entonces coge el trono de las emociones, y ahí ya si que la hemos liado.

No es que sea más difícil, o más enrevesado el tener que lidiar con emociones que provienen de egosentimientos como la rabia,que con los pensamientos provocados, sinó que no te dan tregua y te arrebatan el ahora, desviándote de cualquier atención al momento que quieras brindar, obviando tu fuerza interior.

[…]

Pero ya está.

[…]

Volvemos a enganchar los cordones de cada célula extraviada, volvemos a atar todas las luces que se habían separado de su camino.

– Apaga las luces, y cuando cuente hasta tres, vuélvelas a encender, no te preocupes, sólo ha saltado el automático.

Ha saltado el automático.

***

Respira, concéntrate, abre los ojos y observa. Separa los oídos, analiza los sonidos, palpa todo lo que tengas cerca y manténte ahí. En el momento en que te haces consciente, no le dejas espacio de ser, y desaparece. En el momento en que estás aquí, no le das cabida a ella ni a ninguna de sus compañeras. Conéctate.

Manténte conectado.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pensamientos que llegan sin avisar como bárbaros invasores. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. loquenuncaledije dice:

      Exacto. Egosentimientos que te destartalan tu estado emocional en un pis pas. Gracias por leerme 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s